viernes, 22 de febrero de 2013

Nuevos discos de freno GALFER en nuestros Seat Marbella.

Cómo sustituir los desgastados discos de freno por unos GALFER en nuestros Seat Marbella.

Lo primero queremos dar las gracias al equipo de los Machacapandas, que conocimos en nuestra participación en la III Edición del Panda Raid, por gestinarnos que GALFER nos cediera de forma gratuita dos juegos de discos de freno nuevecitos para sustituir los ya gastados de nuestros Seat Marbella (aparte de un considerable descuento en otras piezas). Y por supuesto muchas gracias a GALFER por colaborar con nosotros.


La sustitución de los discos de freno es una operación bastante sencilla, que no requiere de ninguna herramienta ni habilidad especial, y si todo va bien, los podemos tener cambiados en sólo una hora aproximadamente. Lo primero, como siempre, debemos elevar el coche de la parte delantera y apoyarlo sobre unas borriquetas, por nuestra seguridad. Aunque parece una obviedad, ¡nunca sujetéis el coche sólo con el gato!.

Una vez las ruedas fuera, debemos quitar los dos tornillos que sujetan el disco de freno al buje de la rueda. Estos tornillos suelen salir sin ningún tipo de problema.


El disco ya queda suelto, pero no podemos sacarlo hasta que no quitemos la mordaza de freno. Para sacarla, debemos quitar la tuerca de la parte superior y el tornillo de la parte inferior que sujetan la misma a la mangueta.

Tuerca superior de la mangueta

Tornillo inferior de la mangueta


Después de esto, todavía no se libera la mordaza de la mangueta, ya que aún queda sujeto del espárrago superior (del que hemos quitado la tuerca en el paso anterior) al amortiguador por una chapa en "L". Para soltarlo, debemos quitar dicho espárrago y el tornillo inferior que sujeta el amortiguador a la mangueta.


De esta forma ya podemos sacar la mordaza de freno y sacar el disco viejo del buje.




Finalmente, colocamos el disco nuevo, brillante y reluciente (aunque por poco tiempo, ja ja), en el buje y lo volvemos a atornillar con los dos pequeños tornillos. La verdad es que ¡cómo gana el aspecto del coche con los nuevos discos puestos!.



Después, volvemos a colocar la mordaza en su sitio y atornillamos todo de forma inversa al desmontaje. ¡A que ha sido muy fácil!, ¡y no hemos roto nada!. Sólo queda decir que recordéis que después de montar unos discos nuevos es necesario un periodo de rodaje para que las pastillas se acoplen a los mismos, y que es recomendable limpiarlos con un trapo y algo de alcohol o desengrasante después de su montaje.


Pues esto marcha y ya queda menos para hacer la presentación de los coches al completo. ¡Hasta la próxima del equipo de la aventura es la aventura!

No hay comentarios:

Publicar un comentario